Todos son iguales

Con ese título, ¡Todos son iguales! me refiero a la acción de juzgar y elaborar prejuicios acerca de un tema determinado o sobre personas y/o grupos específicos. La elaboración de prejuicios suele ser una de las acciones más comunes realizadas por las personas, sin embargo, terminan siendo nocivas e infructíferas, tanto si los elaboran otras personas como si soy yo mismo quien los hace.

No se crean que la frase inicial la escribo porque yo no elaboro juicios. Creo que cada vez que tengo una opinión acerca de algo, en la gran mayoría de los casos estoy elaborando juicios y precipitadamente, juicios de valor, que suelen ser aún más nocivos.

Los juicios y los prejuicios suelen formarse como generalizaciones burdas o toscas acerca de grupos. El prejuicio se define como “evaluaciones negativas hacia un grupo o los miembros de un grupo sin considerarlos como individuos” (Taylor, Peplau y Silva, 2006).

Otro elemento de los juicios que elaboramos es que solemos enseñarlos y modelarlos. ¡Exacto! Tal como lo estás pensando, los juicios que tú elaboras acerca de otras personas los aprendiste y si no eres consciente de ellos los estarás enseñando a otras personas, como por ejemplo, tus hijos. El problema es que no nacemos prejuiciosos, no nacemos con creencias pre-concebidas, todas ellas las hemos aprendido de alguien y en algún lugar. Quienes nos observan, pueden con una gran facilidad, aprenderlos de nosotros.

Los prejuicios nos separan de los otros, nos obligan a encasillar a las personas dentro de categorías determinadas, una especie de economía mental para evitar observarnos a nosotros mismos y ser conscientes de cuánto hay del otro en mí.

El juicio se reviste en múltiples ocasiones de una especie de sentido de superioridad. Es como una especie de taburete en el cual me subo para ver al resto del mundo por debajo de mi hombro, pero finalmente utilizo el taburete porque en relación con lo que juzgo me siento inferior.

En otras ocasiones los prejuicios enmascaran profundos anhelos, es decir, juzgo del otro lo que yo quisiera para mí o lo que no soy capaz de hacer, en consecuencia, prefiero emitir juicios que admitir mi necesidad de hacer lo mismo o de tener lo que estoy criticando.

Los prejuicios originan a su vez actitudes, las cuales tienen tres componentes, cognitivos, emocionales y conductuales, es decir, nuestras actitudes se sustentan sobre pensamientos, emociones y comportamientos hacia el objeto, persona, grupo y/o situación sobre la cual dirigimos nuestra actitud. Puedo pensar que determinada persona está equivocada, sentir rabia y en consecuencia, discriminar y elaborar comentarios destructivos. Todo esto con el agravante de que siempre estaré modelando a alguna persona que estará aprendiendo de mí mis propios prejuicios. Es como una cadena que no tiene fin.

Por ejemplo, que existan personas pobres que roban, no significa que todas las personas pobres roban. Porque existen personas adineradas que son codiciosas, no quiere decir que todos los adinerados son codiciosos. Porque una persona de una nacionalidad sea de una forma, no quiere decir que todas las personas de ese país son de esa forma. Porque hayas tenido una mala experiencia con algunos hombres o con algunas mujeres, no quiere decir que todos los hombres son iguales o todas las mujeres son iguales. Parece muy simple y obvio. Incluso pensarás: “¡Es evidente que no todas las personas son iguales!”. Tan evidente y tan difícil de poner en perspectiva. En la práctica elaboramos prejuicios continuamente, determinamos nuestras actitudes con base en los mismos y con frecuencia elaboramos generalizaciones sobre cualquier grupo.

Y te preguntarás, ¿Cómo puedo ayudar a eliminar los prejuicios en mi vida? Como siempre, no existen recetas mágicas para ello, sin embargo, una de las primeras cosas que puedes hacer es valorar tus propias opiniones en privado. Saber si realmente las opiniones contribuyen enriqueciendo mi perspectiva y la de otros. Considerar a las personas de forma individual, como sujetos únicos, con situaciones y contextos únicos. No digo con esto que no puedan existir personas acerca de las cuales tengas opiniones negativas, sin embargo, estas opiniones pueden ser sólo dirigidas hacia una sola persona, evitando hacer generalizaciones.

Obsérvate a ti mismo. Observa tu propio comportamiento. Una de las mejores actitudes que podemos adoptar frente a nuestros propios prejuicios es la compasión. La compasión nos pone más cerca del otro. Es evidente que no nos coloca en los zapatos del otro, sin embargo, nos da una aproximación de la existencia de la otra persona que tenemos ante nosotros.

Y recuerda, algún día también tú puedes ser víctima de los prejuicios de otras personas como consecuencia de tu lugar de origen, religión, orientación sexual, clase social, preferencias, edad, creencias políticas y siempre tendrás la oportunidad de ser compasivo.

Evita los prejuicios. Recuerda, ser prejuicioso empobrece nuestra perspectiva. Revisa tus propias creencias y tu propia vida. Considera a las personas como individuos. Sé compasivo.

Autor: Daniel Rojas Salzano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Discover

A daily selection of the best content published on WordPress, collected for you by humans who love to read.

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Fjlm1489's Blog

Just another WordPress.com site

Genofrancis Rocha

ʚïɞ Soy Simplemente una mortal, soy feliz, solo que a veces no me doy Cuenta ʚïɞ

El Club de las intensas

Hechas de desastres emocionales

MARÍA LAURA LANDINO

Mi historia entre letras

Sary Yaluff

Psicóloga y Asesora de Imagen

Budismo Secular

contemporáneo y pragmático

Las claves de Sol

Blog de humor irreverente para mujeres insensatas.

interLitQ

blog | The International Literary Quarterly

SinRecursosHumanos

¿Trabajo de tus sueños o sueños de trabajo? Mantente al corriente de las novedades en el panorama laboral desde un enfoque positivo, con un puntito de acidez

izarki

Asociación Vasca de PNLi, Coaching y Crecimiento Personal

Blog Maties Burgera Pascual

Estudiante diseño grafico

Recetas Dukan Maria Martinez

Adelgaza con recetas fáciles y ricas

Centro Syam

Novedades sobre el Centro Syam

David Rodríguez - Terapeuta Gestalt

Un espacio para el crecimiento consciente

A %d blogueros les gusta esto: