El espejismo de la certidumbre

Más allá hay agua. El camino es arduo y yermo. El sol y el calor son muy fuertes. Más allá hay agua. El agua resultó ser un espejismo.

La imagen del espejismo de la certidumbre saltó a mí en una noche de un lunes camino a mi casa después de una hermosa clase de procesos gestálticos cuando pasaba por la oscura avenida que bordea un cementerio. En ese momento reconocí mi absoluto miedo frente a la ilusión de la certidumbre o la categórica seguridad de la transmutación.

Las conversaciones con un amigo me habían hecho cambiar por completo de parecer frente a cierto tema de mi vida y verme desnudo ante mi propia realidad me hacía sentir lleno de miedo. Por primera vez en mi vida sentí que el miedo me revitalizaba y no me paralizaba. Sentí que el miedo me impulsaba. En mis entrañas algo me decía que ese miedo era la respuesta que buscaba y que aquella pieza que sumaba a mi vida me daba testimonio de la falacia de la certidumbre.

Como paradoja absoluta reconozco que hacemos cosas para evitar situaciones y al final nos dirigimos a esas situaciones que evitamos. Evitamos situaciones que inevitablemente nos llevarán por caminos que nos conduzcan a vivir aquello que evitamos y que por alejarnos de la inseguridad nos aproximamos al hastío de lo permanente y que en lo permanente, en lugar de encontrar la vida, la perdemos.

Andar sobre seguro es una de las falacias más grandes que tenemos los seres humanos. Es cierto que podemos intentar predecir las cosas que nos pasen en la vida pero no podemos saber exactamente qué pasará en nuestra vida. La certidumbre es un espejismo terrible y peligroso para la propia existencia. La certidumbre es una ilusión segura sobre una situación totalmente fantasiosa. Me atrevería a decir que la certidumbre podría ser clasificada como una suerte de psicosis o pérdida de contacto con la realidad. No se me ocurre, en este momento, nada más ilusorio que la certidumbre.

Sí que podemos tener creencias sobre cómo serán las cosas, hacer previsiones y hasta predicciones, sin embargo, a todos nos han sucedido cosas pequeñas y cosas grandes que nos retan, experiencias que nos confrontan ante la falacia de la certidumbre. Situaciones que ponen a prueba nuestras creencias sobre lo que puede ser seguro en nuestra vida. Tanto para mal como para bien. La certidumbre de que nos vaya mal o de que nos vaya bien siempre puede ser una situación que nos desajusta de lo que previamente hemos construido en nuestras cabezas.

En lugar de dejar que las cosas vayan sucediendo, intentamos que las cosas ocurran de una manera. Nuestras acciones indefectiblemente nos conducen hacia diversos caminos. Es por ello por lo que estudiamos, nos enamoramos, construimos, etc., sin embargo, todo esto nos enfoca en el espejismo de la certidumbre, no existe nada definitivo. El devenir es completamente impredecible e incierto porque no está escrito en ninguna parte y así como la historia está escrita por quienes ganaron o vencieron, el futuro está “escrito” por mercaderes de la ilusión.

Lo que encuentro más complicado es responsabilizarnos de nuestras propias vidas aún a sabiendas de la impermanencia, de la sutileza de la existencia, responsabilizarnos de nuestra propia existencia y de nuestra propia libertad frente a la efímera y breve vida que creemos poseer. Debate aún en cuestión si la vida la poseemos o nos es dada. En cualquier caso, la responsabilidad frente a ella no es menor puesto que si nos es dada, debemos cuidarla porque no es nuestra y si la poseemos, debemos también protegerla porque es el regalo más grande que podemos tener para nosotros.

Paradoja para finalizar: “Por intentar aferrarnos demasiado a la vida quedándonos en  lo seguro nos dirigimos hacia el hastío que nos lleva directo a dejar de sentir la vida mientras que habitando en la transitoriedad nos dirigimos hacia lo desconocido que nos lleva directamente a sumergirnos en el corazón mismo de la vida”. La vida es para sentirla.

Autor: Daniel Rojas Salzano

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cambio, Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s