Vida impredecible

La vida puede ser bastante impredecible. En realidad, la vida es total y absolutamente impredecible. Es imposible saber con certeza lo que puede suceder. Resulta hermosamente alentador no saber lo que va a pasar, sobre todo cuando vives en el futuro con una frecuencia importante y además tienes la necesidad de controlarlo todo o casi todo porque por mucho que no quieras admitirlo, odias las sorpresas y sobre todo si esas sorpresas comportan desplazamientos importantes fuera de tu zona de lo conocido, si implica poner el pie fuera de la isla de tu existencia habitual y cotidiana.

Frente a la realidad, convulsa, alocada, espontánea, desenvuelta, caótica, liada, anárquica, la vida es imprevisible. Es posible decir que sabes lo que sucederá en los minutos por venir pero no, nada más alejado de la realidad, porque la vida es un continuo totalmente lleno de imprevistos. Anda y convéncete, la vida es así. Una vida previsible no existe. Una vida sin problemas, no existe. Una vida sin imprevistos y sin problemas es más como una no-existencia.

Cada paso en tu vida es un “no sabes qué va a pasar”.  Cada decisión que tomes en tu vida puede conducirte por parajes insospechados aún cuando las decisiones comporten un propósito y una intención de lograr determinadas metas. La vida no puede ser presagiada en su totalidad. La existencia futura no es posible vaticinarla, sólo puedes dar cuenta de tu existencia presente. Lo único que puedes es hacerte responsable de tus propias decisiones independientemente de los resultados  que obtengas, sean estos esperados o no. Es por ello que es mejor decir “de esta agua no bebo ahora” a decir “de esta agua no beberé”. Luego si te toca beberla es posible que tenga un sabor amargo.

En cuanto a la responsabilidad por tus propios actos hago un inciso. Aún cuando se dificulta poder tener algún tipo de certeza sobre el futuro y no conozcas cabalmente los resultados de tus actos, es necesario hacerte responsable de tus propias decisiones y determinaciones. Es lo único que te diferenciará entre poder tener algún tipo de control sobre tu existencia a ser una hoja al viento que se dirige hacia donde los avatares de la climatología vital lo decidan. La responsabilidad es lo único que te diferencia como ser existente y completo, con libre albedrío, porque lo quieras o no y muy a pesar del azar, estás condenado a la libertad y la libertad conlleva una inmensa responsabilidad.

Volviendo al cauce quisiera continuar con que negar la impredecibilidad de la vida es absurdo y obstinado. Puedes tener algún grado de certeza, creer que posiblemente puedes llegar a hacer algo, incluso prepararte para eso que es posible que suceda, ocurra en el futuro. En realidad, la cruda y cruel realidad es que te preparas con base en suposiciones. La certeza, la única posible, es que nunca sabrás lo que en realidad puede suceder. Lograr concebir la vida de esa forma implica que el apego es mínimo y que sin apego cesa el sufrimiento. Se dice fácil. Vivirlo es diferente. Puede costar mucho dolor comprender esa lección. Que esa verdad consiga permear hasta el punto más neural de tu existencia toma mucho tiempo y trabajo personal. Aún no permea del todo en mi propia existencia, empero, no dudo en decírmelo. Algún día seré capaz de metabolizarlo.

En este sentido, no saber lo que puede suceder podría ser tan catastrófico como maravilloso. Puede ser catastrófico porque simplemente tus planes pueden irse por el caño sin que puedas hacer nada para remediarlo. Puedes gastarte una suma de dinero y no aprovecharla. Tener las estadísticas más confiables y aún así la vida darte la vuelta sin que esperes lo que suceda. También puede suceder que te ocurran los hechos más hermosos y fantásticos de tu vida. Es posible que en ese no saber lo que pueda suceder te libres de hechos que al final no querías en realidad vivir. Quién sabe, nunca lo sabrás del todo.

Entre lo maravilloso que puedes hacer por ti mismo es elaborar planes y que estos con un cierto grado de suerte, se cumplan. Hacer proyectos forma parte de una organización sobre lo impredecible. Tener bocetos. El camino de la vida discurre de esa forma. Moverte a partir de una idea con la posibilidad de encontrarte con lo inesperado. Contando con lo predecible y lo impredecible estas “listo”, porque hay algo que es cierto, nunca estás ni estarás del todo listo, preparado, anticipado a lo que pueda suceder y eso es parte de lo maravilloso.

Vivir para sorprenderte, para maravillarte, encontrarte con lo inesperado y solazarte en todo aquello que no eres capaz de controlar. Mientras estás leyendo esto piensa en cada una de las cosas que te han ocurrido en tu vida y que no tenías la menor idea de que posiblemente sucederían. Mira el último año de tu vida y hay tantas cosas que nunca pensaste que vivirías, lo cual verdaderamente, no me sorprende si te impresiona. Cuando mires hacia atrás y veas tu propio camino recorrido, la velocidad con que percibas que ha pasado tu propio tiempo, seguro te sorprenderá, algunas veces gratamente, otras tristemente, por todo lo que te ha ocurrido, sin embargo, bien o mal, agradece lo que te ha sucedido. Agradece tanto por lo que te hace feliz como por lo que resientes.

Intentar controlar el futuro, es apego. Intentar controlar el futuro es fútil, estéril e improductivo. La vida es impredecible. La muerte, es segura y definitiva. La vida, disfrútala y hónrala mientras la tienes. Dignifícala. Esta vida, es la única que tienes. Este momento, es el único que tienes. Y recuerda, la vida es hermosa y maravillosamente impredecible.

Autor: Daniel Rojas Salzano

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized, Vida y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Vida impredecible

  1. yenicapo dijo:

    Hermoso y certero, muchas veces lo que se da en nuestro medio truncan vidas proyectos pero estoy de acuerdo contigo, vivir dando lo máximo, pensando en los demás, disfrutando de cada minuto, sabiendo que doy lo mejor.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s