La semilla de mostaza

Es harto conocida por todos la parábola de la semilla de mostaza que al final se resumía en esa frase: “si tuvierais fe como un granito de mostaza, le dirías a una montaña muévete y ella se movería”. Palabras más, palabras menos. En cualquier caso, esta parábola ha estado rondando mi cabeza durante muchos días. He pensado continuamente sobre la frase como consecuencia de la evaluación de mi propia fe y aunque creo que  tiene que ver con la fe, creo que está profundamente vinculada con el destino propio, con lo que se puede llegar a ser y con la naturaleza de cada uno.

Creo que cuando Jesús pronunció esa frase, no se refería a que si tuvieras fe del tamañito de un grano de mostaza. La verdad, creo que debe ser fácil tener la fe de ese tamaño. Al fin de cuentas, qué es un simple grano de mostaza. Es tan pequeño que una fe de ese tamaño la debe tener cualquier ser viviente de esta tierra, al menos para existir y confiar ciegamente en su existencia per se y creer que sus instintos más básicos le proporcionarán las condiciones mínimas para sobrevivir.

En realidad para mí la frase de “tener fe como un granito de mostaza” se refiere más a tener fe de la forma en la cual la tiene el grano de mostaza y no en función de su propio tamaño. Me explico. Partiendo del supuesto de que un grano de mostaza tiene fe, tenerla como ese grano de mostaza implicaría que ese grano de mostaza, en su estado previo a ser la hermosa flor de la mostaza, no duda ni un segundo en que a pesar de su condición de grano, dentro de la tierra sin ver la luz, sujeto a múltiples condiciones más fuertes o grandes a sí mismo, llegará a ser la flor maravillosa y radiante que en potencia puede llegar a ser.

En ese sentido expuesto anteriormente, creo que tener fe como un grano de mostaza es simplemente confiar en aquello que somos y podemos llegar a ser. Confiar en nuestras propias capacidades a pesar de las dudas sobre nosotros mismos. Cuestión aparte, solemos ser muy duros hacia nosotros mismos. Al tener fe en nuestras propias capacidades, podemos tener la fe suficiente para mover la gran montaña que surge como imagen de nuestras limitaciones, es decir, la  representación de nuestras propias creencias de incapacidad anquilosadas y cristalizadas en los más profundo de nuestro ser y que al final del día, pueden ser tan grandes como una montaña.

Es cierto que es muy fácil decir que tengamos confianza ciega en lo que somos y podríamos llegar a ser. Aunque esto en realidad no es tan fácil como parece, todo en nosotros obedece a un proceso como el del grano de mostaza que antes de convertirse en una flor, debe ser enterrado en la tierra, sin ver la luz del día pero para llegar a ser lo que en potencia puede llegar a ser. Es necesario confiar en que puede, de alguna manera, tanto arraigarse a la tierra como salir a la luz, besar el aire que le espera en la superficie, desarrollar un largo tallo y por último, ser una hermosa flor. En caso de no poder crecer, perecerá ese grano de mostaza dentro de la tierra, sin tocar el aire, sin conocer la luz del sol y quizá nunca nadie sepa que allí hubo, en potencia, una hermosa flor de mostaza

Si efectivamente creemos ciegamente en que aún cuando en este momento seamos un pequeño grano de mostaza, podemos llegar a ser una hermosa flor de mostaza (porque en el tiempo de Jesús creo que no había la salsa de mostaza) podremos mover cualquier montaña que esté ante nosotros y dentro de nosotros. Podremos mover de nuestro paso las montañas de dudas y desconfianza en nosotros mismos. Mover las montañas que se erigen ante nosotros, esas montañas que no son más que cristalizaciones que contribuyen a que nuestro pensamiento habite continuamente en el pasado o el futuro; no actualizado, en el aquí y el ahora, confiando en lo que en potencia podría llegar a ser y hacer.

Autor: Daniel Rojas Salzano

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cambio, Vida y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La semilla de mostaza

  1. dulce carrero dijo:

    Muy lindo, gracias por compartirlo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s