Alegoría a la nada

Hay días que no sé qué escribir. Sentado frente a la pantalla del ordenador, pareciera que las palabras tienen algo de vergüenza para salir, están como amodorradas en su comodidad del silencio. Los dedos están entumecidos y no logro identificar bien lo que siento, lo que quiero escribir, sobre qué quiero “Verborreizar”.

Existen días de días. Quizá la nota del día de hoy sea algo así como una alegoría a la nada, a ese vacío creativo que en cualquier momento nos puede atacar y quedarse alrededor nuestro como dándole vueltas y vueltas a algún asunto pero sin ningún resultado específico.

Hay que permitirse estar así también. En esta sociedad tan orientada a obtener resultados a toda costa, pareciera que tal improductividad en ocasiones, es una suerte de pecado impronunciable que no se debe siquiera comentar. Es necesario experienciar también este tipo de situaciones, dejar estar y dejar estarse de esta manera. Inerte, inerme, inmóvil, contemplativo, sintiente.

En ocasiones necesito deambular, observar sin participar. No pensar tanto. Sentir bastante más. Sentir. Dejar sentir y dejar que los sentidos se atiborren de estímulos. O simplemente que la nada se apodere de ellos. La ansiedad aparece cuando pienso demasiado. Y cuando se pienso demasiado entonces me pienso catastróficamente. Y cuando pienso demasiado, entonces se anulan los sentidos.

En los momentos de excesivo pensamiento y disminuido sentimiento, la corteza cerebral me resulta como un campo minado lleno de explosiones. Como la guerra. Sin ningún sentido. Sin resultados satisfactorios. Corrientazos deben ir y venir, seguramente. Una actividad cerebral cortical exagerada y un cerebro interpretando esa actividad como si fuera realidad. En ese momento se activa el organismo como si estuviera viviendo un gran peligro. Aunque esté sentado en un cómodo sillón o acostado en mi cama, sin peligros. El peligro está sólo en mi  cabeza. Afuera está el peligro que habita en mí y mi organismo interpreta que estoy en peligro y de repente me puedo sentir mal y ni siquiera sé por qué. ¿Por qué? Cuánto peligro en este tipo preguntas. Cuánto juicio en todos los por qué.

Pero bueno, yo venía con esto del sentir. Es necesario sentir y dejar que los sentidos hagan lo suyo. El cuerpo sabe lo que necesita, la sabiduría del cuerpo es inagotable y muchas veces anulada por la ignorancia del juicio, del “deber ser” y del “tener que”. Siento mi cuerpo. Siento mi respiración. Estar en el aquí y el ahora. Recuerdo esa imagen de un reloj de agujas que marcaba una sola hora, tic, tac, tic, tac…ahora, ahora, ahora, ahora. Es la única realidad posible. Ahora, siento el calor, escucho la música que se desprende de mi ordenador, la música del Kronos Quartet interpretando una melodía oriental. Y tengo hambre.

Dejar ser. Dejar estar. Ser y estar. Dejarme ser y dejarme estar. En ese dejarme ser y dejarme estar se encuentra la clave de la vida. Mentira podrida. Disculpen mi mala palabra. No hay claves para la vida. Si existiera una clave para la vida ya hace tiempo que la habría encontrado. No hay claves para la vida. Solo queda vivir y experienciar. Porque entonces viene la gente con sus experiencias y te dice lo que cree que es mejor o peor y resulta que la cerveza es una hermosa bebida y otros dicen que está prohibida. Quizá lo más cercano a una “clave” para la vida es vivir de acuerdo a lo que se siente que es lo más propio y auténtico porque lo que se cree suele caracterizarse por ser lo que creen otros. Y como dijo el profeta: “No quiero sacrificios, quiero corazón”.

Es una invitación a ser y estar. Aquí y ahora. A dejar ser y dejar estar. Hacer lo que me gusta. Una invitación a disfrutar y sentir.  Recuerda, el tiempo en el reloj pasa inexorablemente, tic, tac, tic, tac…ahora, ahora, ahora, ahora.

Autor: Daniel Rojas Salzano

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized, Vida y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s