Pequeñas piezas de un rompecabezas

Para lograr nuestros ver nuestros propósitos materializados se requiere constancia y trabajo, disciplina y acción. Nuestras metas y proyectos más grandes generalmente están constituidos por acciones más pequeñas. Para lograr concretar alguna meta en nuestras vidas es necesario siempre lograr concretar otras acciones más pequeñas que al final, todas juntas, conforman esa meta más elevada que nos hemos propuesto.

Por muy grande que sea o pequeña que sea nuestra meta, siempre está compuesta por otras sub-metas. Si queremos tener éxito en materializar aquellos propósitos que nos trazamos, siempre es importante ser capaces de identificar esas sub-partes que le conforman y poder ir concretando uno a uno hasta lograr conseguir ese todo más grande que nos habíamos trazado inicialmente.

Una meta que nos trazamos cumplir o un sueño que nos proponemos materializar, siempre es mucho más grande que la simple suma de esas sub-partes en la cual hemos dividido ese propósito global. El hecho de dividir una meta en varias partes no es más que un tecnicismo, empero, un tecnicismo necesario para hacer más viable la consecución de nuestras metas o proyectos.

Los sueños, metas o proyectos, así como debemos dividirlos en varias partes para poder cumplirlos, debemos tomar en cuenta que estos tienen dos dimensiones en cuanto a espacio y tiempo. Estos deben ser realizados en lugares físicos determinados, existen una serie de recursos materiales determinados para poder hacerlos realidad y para poder conseguir trabajar en ellos. Así mismo, tienen una dimensión en cuanto a tiempo y esta a su vez tiene dos vertientes, siendo la primera una dimensión vinculada con el momento en el cual deseamos ver materializado nuestro propósito, así como el tiempo que le dedicamos a materializar aquello que estamos soñando, planeando o proyectando.

Vivir el sueño se trata de que una vez materializado aquello que tanto anhelábamos ver hecho realidad en un momento dado, podamos ser capaces de vivirlo, disfrutarlo e incluso generar cambios positivos en nuestras propias vidas de manera tal que eso por lo que hemos trabajado venga a enriquecer nuestra experiencia de vida y podamos conducir a su vez nuestra propia experiencia dentro de los marcos vitales que establecen estos elementos.

Autor: Daniel Rojas Salzano

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Trabajo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s