Todo es elección

Descubro en mí una dulce verdad, es posible que esta verdad, de acuerdo con el paladar que la saboree, que la perciba en un primer momento, sea tan dulce como amarga. Las circunstancias de cada quien posiblemente harán de esta verdad algo dulce o amargo, incluso ácido. Puedo cerrar mis ojos ante ella, pero el mismo hecho de cerrar mis ojos ante esta verdad la coloca frente a mí como un reflector cuya luz ilumina todo a mi alrededor y que aún con mis ojos cerrados, su intensa luz penetra a través de mis párpados haciéndome saber que la oscuridad se desvanece en su presencia. Mis sentidos se embotan, mi piel se quema y puedo oler su presencia.

Esta verdad es muy simple, es sencilla y en su llaneza radica la profundidad de sus raíces. Esta es la verdad que se planta frente a mí: “Todo es elección”. Y con la elección deviene la responsabilidad de las propias elecciones. Ante esta responsabilidad nos encontramos frente a la libertad. No importan las circunstancias, todo es elección. En situaciones que parecen o son impuestas afuera, siempre existe un espacio para nosotros elegir. Ante nuestra elección la responsabilidad y ante esta responsabilidad, la libertad.

Todo es elección. La idea de elegir puede llegar a ser perturbadora. Cuando pensamos que muchas elecciones de nuestras vidas las hemos realizado sin total conciencia, lo es aún más. ¿Es posible elegir siempre en total conciencia de nuestras elecciones? El hecho de tener que elegir nos posiciona ante la vida en total desnudez, tal cual como somos, con nuestras fortalezas y nuestras debilidades. Con nuestras luces y nuestras sombras.

Tomar decisiones para luego hacer una elección demanda responsabilidad de parte de nosotros. Elegir implica tener conciencia de nuestra propia existencia hacia nosotros mismos, frente a las personas cercanas y ante el mundo. Todo es elección. En todos los ámbitos de nuestra vida, debemos elegir. Los caminos que hemos decidido transitar han sido consecuencia de nuestras propias elecciones.

Cuántas veces hemos cedido nuestra libertad de elección para que otros elijan por nosotros, para no tener que asumir nuestra propia responsabilidad ante nosotros mismos y poder tener nuestro propio chivo expiatorio, nuestra coartada de vida para simplemente poder decir que nuestras elecciones las han tomado otros y que somos una hoja al viento arrojada ante la vida e indefensos ante las circunstancias. Paralizados ante la vida. Colocando a otros la potestad para tomar decisiones por miedo a la libertad. Empero, este no elegir, es en sí mismo, una elección.

En la vida nos encontramos continuamente con situaciones que parecen sobrepasarnos. Y hasta este momento usted puede decirme que en ocasiones no han habido más opciones. Que no tuvo opción y que se vio obligado a decidir determinada cosa. Es posible. La vida nos pone en aprietos o nos ponemos en aprietos ante la vida. Las consecuencias de nuestras decisiones, las cuales no siempre podemos prever, nos llevan a tomar otras decisiones, seleccionar, porque todos es elección. Ante la vida, debemos elegir y la vida está en toda actividad humana.

Nuestra condición humana nos coloca ante la vida y sus circunstancias de forma tal que debemos ir eligiendo. Nuestras posibilidades de elección son más limitadas cuando estamos emergiendo a la vida, cuando somos niños y otros deben tomar determinadas situaciones ante la vida. En este sentido nos ubicamos en un camino de doble vía. Cuando somos niños y no podemos tomar decisiones totalmente. Cuando tenemos que tomar decisiones por nuestros niños y esto requiere una responsabilidad más alta, porque otros indefensos dependen de nosotros.

Cuando somos niños, no podemos tomar decisiones enteramente por nosotros mismos, no podemos decidir el lugar en el cuál nacer y no podemos elegir cómo nacer. Ricos o pobres, sanos o enfermos. De unos padres medianamente responsables o irresponsables. Son elecciones que no podemos hacer. Pero en la medida en que vamos creciendo, vamos decidiendo y nuestra responsabilidad aumenta frente a nosotros y ante la vida. Algunas personas deciden no crecer y no madurar porque esa doble posición de conciencia/inconciencia ante la elección, la responsabilidad y la libertad, les paraliza. Y se pasan la vida como unos pequeños muertos.

Por otra parte, cuando tenemos que tomar decisiones por nuestros niños la vida se vuelve aún más compleja, porque nuestras elecciones pueden de alguna manera perfilar lo que será la existencia de otras personas que simplemente no pidieron estar frente a unas circunstancias que les son ajenas. Incluso existen adultos que deciden destruirse sin importar que existan niños de por medio y así interponen demandas, divorcios, odios, manipulaciones, frustraciones, vidas marcadas por el sufrimiento, porque tienen miedo a hacerse responsables de sí mismos, se mienten y temen asumir su propia libertad. Se paralizan. Aplican el refrán limitante de “más vale malo conocido que bueno por conocer” y quizá ese bueno por conocer soy simplemente yo solo ante la vida asumiendo mi propia existencia y responsabilizándome de mí mismo.

Todo es elección. La vida y nuestra existencia ante la vida requiere tomar decisiones, hacer elecciones, asumir nuestra responsabilidad ante la vida y administrar responsablemente nuestra propia libertad. La mejor forma de ocuparnos de la vida y de los que nos rodean, es iniciar por ocuparnos de nosotros mismos, de nuestros propios conflictos, de nuestras propias dudas, de nuestras propias certezas y nuestras propias restricciones. La libertad sin responsabilidad resulta en una paradoja y acaso, en una utopía. Decidir es una elección propia. Asumamos nuestra capacidad de decidir y los errores y aciertos que en consecuencia ocurran. Elegir con conciencia y responsabilidad es vivir con coherencia.

Autor: Daniel Rojas Salzano.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s