Mundo de Ideas

Decía una persona, aunque ahora no estoy seguro quién era: “Yo soy dueño de mis ideas, mis ideas no son dueñas de mí”. Esta frase tan sencilla encierra una filosofía de vida, una guía para vivir. En ocasiones nos aferramos a ideas en nuestras vidas y cuanto más nos mimetizamos con ellas, más las hacemos dueñas de nuestra existencia. Estoy hablando de ideas, concepciones, creencias, dogmas, etc. con los cuales nos comprometemos y circunscribimos nuestras vidas en un rango de acción.

Quizá estas ideas de las que les hablo no son siquiera nuestras propias ideas, sino ideas que escuchamos desde muy pequeños, ideas que nos enseñan o que adoptamos de otros, pero que al fin y al cabo las adoptamos como propias sin examinarlas y son determinantes en nuestros destinos, en la configuración de nuestra propia personalidad. Cuestionarlas (por la razón que sea) implicaría en ocasiones ser enjuiciados por aquellos que están a nuestro alrededor, ya que una de las primeras ideas que nos inoculan es la obediencia ciega.

Comprometernos con algunas ideas resulta necesario en determinados momentos de nuestras vidas, sin embargo, este compromiso puede devenir en una camisa de fuerza cuando debemos realizar o asumir cambios (y esto mismo para las personas a nuestro alrededor o nuestro entorno). Las ideas que fungen como limitación de nuestro desarrollo o mejoramiento personal, deberían ser desechadas en el mismo instante en que las detectamos, cosa que de alguna manera resultaría harto difícil, empero no imposible.

Me gusta esa frase al inicio de la publicación porque de la misma se deriva el hecho de concebirse a uno mismo como un ser generador de ideas, responsable y dueño de las propias ideas, con lo cual, aunque estas impliquen una guía en nuestras vidas,  no deberíamos permitir a estas ideas hacernos seres incapaces de generar cambios.

En nuestra vida diaria  nos encontramos continuamente a nosotros mismos divulgando ideas a otros o reafirmándonos en nuestras creencias. Cuanto más nos reafirmamos en nuestras creencias, tanto más podríamos ser  incapaces de generar los cambios necesarios para nosotros cuando las circunstancias así lo requieran. Nos podríamos hallar en la situación de observar que la realidad en momentos no es como creíamos y nuestras ideas nos pueden hacer más resistentes (menos flexibles) ante aquellas situaciones que demandan de nosotros un cambio.

Las ideas o creencias cuanto más arraigadas se encuentran en nosotros, más completan la propia imagen que tenemos de nosotros mismos como individuos, sin embargo, la vida es esencialmente dinámica y todo en ella se encuentra en constante cambio; no existe absolutamente nada permanente en ella, con lo cual, nuestras ideas tampoco tendrían que serlo. Posiblemente la única constante de la vida es el cambio.

Nuestras ideas o concepciones acerca del mundo pueden ser tan sólidas y estáticas que al menor cambio que ocurra en nuestro entorno, podríamos valorarlo como algo amenazante  en función de nuestras ideas. Esto es tan cierto, que es por ello que presenciamos las diferencias generacionales. Escuchamos a generaciones mayores plantear que las nuevas generaciones están equivocadas. Esto en función del arraigo que se tiene de las propias ideas. Por lo tanto, si nosotros no somos capaces de cambiar, nos vamos quedando atrás sin ser capaces de disfrutar aquello nuevo que surge, que se crea, que nos rodea. La vida y el mundo en torno a nosotros es dinámico, continuamente surgen cosas novedosas y creativas.

Hacer de nuestro sistema personal de creencias un sistema dinámico no requiere necesariamente que hagamos cambios radicales en nuestras vidas. El solo hecho de que usted mantenga su idea y adopte una segunda idea acerca de la existencia y validez de las ideas del otro, ya es un paso importante, enriqueciendo sus propias ideas con matices diferentes o enriqueciendo los argumentos a partir de los cuales se sustenta su propia visión, siempre para ampliar su percepción del mundo y hacerla inclusiva, no exclusiva. Recuerde que la intención es hacernos menos resistentes al cambio y nuestras ideas juegan un papel importante en ello.

Acerca de nosotros mismos, como individuos, en ocasiones podemos tener ideas tan firmes e intransmutables que en consecuencia no nos permitimos ser más felices, ser más alegres, cambiar, aceptar hechos que aunque sean dolorosos, preferimos vivir en una mentira siempre y evitamos confrontar nuestras ideas  con la realidad porque esta confrontación podría resultar en extremo dolorosa. Sin conflicto no hay cambio. El cambio nos saca de nuestras zonas de confort. Para salir de la zona de confort, debemos cambiar (aunque sea un cambio mínimo) nuestras ideas o aspectos de ellas.

Nuestras ideas nos pueden hacer más o menos tolerantes ante un mundo que se encuentra en constante cambio. Para convivir, para tolerar, para poder aceptarme y aceptar al otro, es necesario que seamos dueños de nuestras ideas, sabernos generadores de ellas y no que estas ideas nos posean y nos amarren como una camisa de fuerza que no nos permite ser los pilotos de nuestras propias vidas.

Hemos vivido situaciones en nuestras vidas que nunca nos imaginamos que íbamos a vivir y viviremos cosas que en el momento presente no nos imaginamos que vamos a vivir. Recuerda, el cambio es la única constante en nuestras vidas. Nuestras ideas nos pueden hacer más o menos resistentes ante esos cambios. Debemos aceptar nuestro pasado y tolerar la incertidumbre que nos trae el futuro desconocido. Según nos hagamos más dueños de nuestras ideas, más recursos tendremos para asumir los cambios por venir.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cambio, Pensamiento Positivo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Mundo de Ideas

  1. Dariella covone dijo:

    Increíble! Me veo ahí reflejada!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s