Emigrantes y Residentes

Encontrar en el día a día de nuestro país motivos para salir y engrosar las listas de emigración resulta un lugar común. Esto parece ser cada vez más una opción de vida para muchas personas que simplemente no encuentran en el presente las condiciones necesarias para desarrollar al máximo sus potencialidades o bien no tienen perspectivas de futuro dentro de las cuales sea posible encuadrar una vida digna o con posibilidades. La opción de irse parece convertirse en una necesidad en la medida en la cual nuestras condiciones como país se van haciendo más precarias.

La situación del país es difícil tanto para quien se va como para quien se queda y no es posible señalar de irresponsable a quien desea irse como tampoco se puede señalar a aquellos que se quedan con el argumento de “no tienen ninguna aspiración en la vida” o “no están luchando lo suficiente”. Quien se va generalmente lo hace por anhelo de libertad, seguridad y encontrar un respiro frente al desastre. No se va siempre el que quiere, también se necesita poder tener las condiciones para irse. Emigrar no es fácil y tanto quienes tienen años fuera del país como para los recientes, el proceso de adaptación demanda recursos personales y físicos, así como también queda la preocupación y el anhelo de que los suyos que se quedan, sufran lo menos posible. Y la pregunta ¿cuándo volveré a verlos?

La decisión de quedarse en el país tampoco se puede juzgar y son muchos los motivos por los que una persona puede quedarse. Lamentablemente en este “quedarse” se vive el duelo de la separación de amigos, desmembramiento de familias, preocupación porque la persona que se ha ido sufra lo menos posible y alcance sus sueños, los materialice.

Nos encontramos con un importante grupo de padres con el alma rota por la ausencia de sus hijos y con los pedazos del corazón repartidos en distintas latitudes. Padres que se quedan y se convierten en abuelos; abuelos del internet y de las redes sociales, sin poder ejercer su rol y con un vacío difícil de llenar. También es difícil vivir el día a día de nuestro país, esta especie de vía crucis insufrible que se ha vuelto nuestra nación.

Cada persona tiene su motivo, tanto para irse como para quedarse. Al final es un asunto de decisión y la vida a veces no es tan sencilla como parece y nuestros juicios resultan la mayoría de las veces más alegres e irresponsables de lo que nosotros valoramos y comúnmente no se compensan con la realidad y resultan decantando en generalizaciones desagradables tanto para un grupo como para el otro.

He estado afuera y adentro, me he ido y he vuelto. En cualquiera de mis acciones he encontrado posiciones críticas (negativas) pero no lo tomo como algo personal, creo que es una forma que tienen las personas de desahogar ese desconsuelo que les embarga y que sufren tanto dentro como afuera.

En cuanto nos señalamos, acusamos, mal criticamos, descalificamos, nos aislamos. Levantamos muros a través de los cuales es imposible comunicarse. Entre tanta cacofonía y discursos altisonantes, marcar una verdadera diferencia tendría que centrarse en el hecho de movernos hacia el polo contrario de lo que estamos haciendo o percibimos.

Somos una sociedad lamentablemente muy fracturada, más allá de una bipolarización, más allá de una dicotomía política. Somos una sociedad con fracturas múltiples que sólo podrán ser arregladas a partir del entendimiento y de la escucha, desde la humildad de no creernos superiores o dueños de la verdad. Desde la humildad debemos intentar escucharnos y dejar de atacar al otro que ha tomado una decisión distinta a la que (por el motivo que sea) he tomado.

Es importante que hagamos el esfuerzo de escucharnos y entendernos, más allá del ruido de las balas, los gritos, el reggaeton, los cornetazos, la violencia. Es necesario escucharnos, porque más allá de que usted se vaya o usted se quede, donde quiera que se encuentre siempre llevará en su naturaleza, algo de este país (le guste o no) y antes de tener una nacionalidad, somos seres humanos y como tales, debemos respetarnos. Evitemos los señalamientos o juicios burdos, es hora de mirar un poco más hacia adentro y hacer el esfuerzo por sacar lo mejor de nosotros mismos. Es vital hacer ejercicios de introspección que nos permitan conectar con lo mejor de nosotros mismos porque si no lo hacemos, sin importar que se encuentre afuera o adentro, llevará y cargará en cualquier lado eso negativo de nosotros como país y de lo cual nos quisiéramos librar, tanto adentro, como afuera.

En la medida que volquemos hacia el exterior de nuestra humanidad aquello bueno que aún podamos conservar, respetemos las diferencias y los motivos ajenos, intentemos hacer el bien, hacer lo correcto, aportar soluciones, engrandecernos como gentilicio (sin importar el país donde esté) creo que estaremos reparando una de las tantas fracturas que tenemos como sociedad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Emigrantes y Residentes

  1. Sencillamente claro, me gusta lo preciso del sentir que late tu Corazon, me sumo a reparar, a cuidar, a respetar y sobre me sumo a construir la sociedad en el cada dia de mi vida . Gracias Dani sigue transmitiendo tu sentir pues es necesario, creas un espacio de reflexion que llega. Gracias grande.

    Me gusta

  2. dulce carrero dijo:

    Querido Nani, me parecio excelente tu escrito, mil gracias por compartirlo.
    Los Venezolanos no habiamos tenido que emigrar hasta que estos malandros llegaron con una mandarria y odio a destruir lo que era nuestro, en consecuencia, el impacto ha sido devastador, tu descripcion fue perfecta, separacion de las familias , tristeza, miedo, muerte etc. Antes de salir hice lo que pude para recuperar lo que estos terroristas nos robaron, llegue y segui haciendolo, en la Florida y otros estados del pais y cada vez que pueda seguire intentando recuperar a mi amado pais , pero te confieso que me he ido cansando, probablemente porque ya estoy muy cerca de los 64 otoños y me viene una nueva misión como abuela, Dios mediante.
    Le toca a nuevas generaciones continuar esta lucha, en cuanto a juzgar a los que estan dentro o a los que salieron, mi humilde opinión es que este a pasado a ser un tema como el de la política y la religión. “MUCHO RESPETO”.
    Mil gracias de nuevo y me sentire muy feliz si me incluyes al enviar tus escritos.
    Te amo y que Dios te bendiga
    Dulce

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s